Páginas vistas en total

lunes, 14 de agosto de 2017

Reseña

Comparto con vosotros la reseña que me ha escrito José Luis Hedo sobre dos de mis libros “Siempre habrá un lugar para soñar” y ¿Tomo un café o tomo tu vida?”. Muchísimas gracias por el análisis tan profundo que haces:

Leí antes de la Navidad de 2.012 tu novela “Siempre habrá un lugar para soñar” con la dedicatoria que me escribiste el mes de Octubre anterior. Es un libro que me enganchó desde el comienzo y que lo terminé en dos días pese al trabajo diario. Ahora lo he vuelto a releer, antes de empezar el de “¿Tomo un café o tomo tu vida?” y me ha gustado todavía más. A mi mujer le está encantando.

Creo que eres un experto relatando estas historias que tienes bien pensadas. No dejas cabos sueltos y cuando lo parece, vuelves a ellos con alguna sorpresa. A mí me das un poco de envidia porque también me hubiera gustado escribir un libro, pero bueno. Yo quise hacer Periodismo y me decanté luego por Derecho.

Me gustan esos saltos en el tiempo que haces de diez o veinte años donde las personas siguen siendo fundamentalmente las mismas. El malo sigue siendo malo y los buenos aún mejores, pues superan la timidez y subsanan errores o carencias anteriores. Donde el Sr. Fornell recuerda, después de mucho tiempo, el buen hacer de Marta y esta y Daniel no se han olvidado el uno del otro.

Introduces a personajes secundarios como la panadera Ana o la florista Lola de “¿Tomo un café o tomo tu vida? que luego te apercibes que no son tan secundarios y enriquecen el relato. La florista con sus acertadas visiones del pensamiento y vida del protagonista Jorge. Ana como apoyo importante en la vida de Gerardo.

Una escena que me resultó emotiva y muy bien contada es la de la visita del opositor Samuel a Natalia al hospital. Cuando la madre de esta se apercibe del amor de la pareja y convence a los demás para dejarlos solos yéndose a tomar algo a la cafetería pese a la resistencia del marido. Es también magistral la descripción de los recuerdos de la panadera Ana cuando se quedó viuda con dos hijos y les procuró todo lo necesario pero omitió un poco de calor en la relación con ellos. Y como lo corrige al final.

Describes con exactitud la dedicación del opositor a la Carrera Judicial y Fiscal, aunque ahí tienes la ventaja de conocer bien el paño. Creo que aprobaría al final. También se nota tu dominio y conocimiento, como persona que estás dentro, de todo el tema procesal y penal. Y sobre todo al describir la incertidumbre de las víctimas de los delitos y de los trastornos que se les ocasionan, para, al final, si todo sale bien, lograrse una pena muy justita que no se cumplirá completa.

Me ha chocado que no te pierdes en describir ciudades o algunos lugares y vas directo a los hechos, con lo que agilizas el relato.

A mí siempre me han llamado la atención las coincidencias que se producen en la vida. Y tú introduces algunas en las novelas. El hecho de que Julio y Gerardo coincidan tras unos cuantos años en sus mismos papeles de malo y bueno del colegio. La recuperación por Gerardo en el mar de la máquina de fotos con dos fotografías tan importantes la de su amor Patricia y la que originará la detención de Julio. La de que el médico Xavier que trató a Marta sea amigo de Carlos y los demás del grupo y otras coincidencias más. Acaba todo convergiendo. Pero así es la vida.

Creas con nitidez las figuras de los héroes como Gerardo y Sergio y villanos como Julio pero es lo que ocurre también en la vida real. La de buenas personas como Marta, Daniel, Carlos . . Introduces en el relato una buena dosis de suspense. También, algo que me ha sorprendido, que el flechazo o golpe de corazón existe y perdura con fuerza en el tiempo hasta que triunfa. Y que personas como Laura y Jaime logren la felicidad con sus respectivas parejas.

Dominas el trabajo de narrador y está claro que disfrutas con él. Practicas una redacción clara, directa e inteligible. Tienes bien estructurada las historias y las expones con soltura. Algún día no será extraño que veamos alguna de tus novelas en el cine.

La novela de “¿Tomo un café o tomo tu vida?” que acabo de leer también me ha gustado mucho. Aprovechando las vacaciones casi la leído de un tirón. También aquí los personajes rectifican su camino (Jorge y Julio) Y al final da gusto como cada uno encuentra a su pareja y son todos felices, incluso tras muchos años, quedando los tres matrimonios a cenar los primeros viernes de mes.

Además, he descubierto que dominas la descripción de los encuentros eróticos con maestría, aguantando los momentos con lujo de detalles hasta su culminación. No solo en alguna ocasión sino en varios pasajes. Pensaba regalarle la novela a tres primas hermanas, pero leyendo estos capítulos me lo voy a pensar, jajaja.

¡Enhorabuena! por estas novelas que he leído, no dejes de escribir y a ver si consigo alguna de las otras que has escrito y paso un buen rato con ellas.”







miércoles, 2 de agosto de 2017

...solamente decirte que al acabar la última página, mis ojos se han llenado de lágrimas de emoción... Esperaré sin prisa esa mirada que se cruce en mi camino...” Es una parte del comentario tan profundo que me ha escrito Manoli Fernández, vale la pene leerlo. Muchísimas gracias.

Sabía que el título de este libro tenía un gran mensaje, grandes historias que a medida que avanzas en ellas te van enganchando más y más... Siempre me ha encantado leer y comprobar que era la historia de cada libro la que me transportaba a verme protagonista de ella... Con tu libro Luis, he visto parte de mi vida y mi historia escrita en ese libro... Desde que leí los nombres de los protagonistas sabía que yo era Laura y así ha sido, solamente decirte que al acabar la última página, mis ojos se han llenado de lágrimas de emoción... Esperaré sin prisa esa mirada que se cruce en mi camino, el café ya me lo he tomado... Aun estoy asimilando lo que he leído... Increíble... Mágico y Sublime... Gracias por tanto amor y del bueno mi queridísimo Luis... GRACIAS.”